Comunicación con los hijos

Comunicación con los hijos


Clima de unión y libertad

| Psicóloga, Marina Castro Ricaño | Desde diarioalmomento.com
Comunicación con los hijos

Educación

Diciembre 08, 2015 19:09 hrs.
Educación Estados › México Ciudad de México
Psicóloga, Marina Castro Ricaño › diarioalmomento.com

4,403 vistas

Para Lic. Mario Campa Director del diarioalmomento.com
De psicóloga Marina Castro libro Cómo ser padres sin dejar de ser pareja, esta en www.etrillas.mx
Comunicación con los hijos
Virginia Satir; refiere que la comunicación abarca la diversidad de formas acerca de cómo los hijos trasmiten información: qué da y qué recibe, cómo la utiliza y cómo le da significado. Toda comunicación es aprendida. Una vez que la hemos aprendido podemos cambiarla. Primero debemos revisar los elementos de la comunicación (aportamos nuestro cuerpo, mostramos nuestros valores, ofrecemos nuestras expectativas, utilizamos nuestros órganos de los sentidos: ojos, oídos, nariz, boca y piel, los cuales nos permiten ver, escuchar, oler, gustar, tocar y ser tocados) y luego veremos nuestra capacidad de hablar y utilizar nuestro cerebro, para lo cual los padres deberán estar alertas para escuchar a sus hijos, hacerlos sentir aceptados, observarlos en su comunicación verbal y la no verbal, es decir, qué dicen con las palabras y que expresan con el cuerpo.
Realicen por favor el siguiente ejercicio de comunicación:
“El termómetro de nuestra temperatura familiar” Crea un gran termómetro con estas cinco lecturas: el aprecio, quejas, enigmas, nueva información, esperanzas y deseos. Píntelo o recórtelo de un trozo de tela o fieltro. Trate de hacerlo muy colorido. Diviértanse con él, cuélguenlo en la habitación donde la familia suele reunirse y realicen lecturas de la temperatura. Invite a sus hijos y esposo(a) a ponerse cómodos, de preferencia en un círculo. Tenga a la mano una grabadora por si quiere hacer una grabación para escucharla después. Planeen el tiempo que invertirán en el ejercicio (media hora, una hora, etc.), nombren a un registrador del tiempo y pida a alguien que escriba las cosas que quizá no terminen y que puedan resolver después. Mientras aprenden, es aconsejable, que aborden los temas de la temperatura en orden por ejemplo, cada persona que así lo desee puede hablar del aprecio. Luego solicita quejas y continúa con los temas restantes. Es importante recordar que todo es voluntario. No todos tendrán algo que decir sobre cada tema en cada ocasión que organice una lectura de temperatura. El objetivo es escuchar, y cuando respondan, establecer y agregar información en vez de corregir o influir en los demás. Procedan de la misma forma con los problemas difíciles. Lo más importante es que todos los que participen verbalicen los temas. Sean flexibles, no se apresuren, si todos los miembros de la familia se abrazan al principio de la sesión, esto podrá servir como una muestra de buena voluntad. Si se abrazan al final, estarán dándose las gracias. Al principio resulta útil, organizar sesiones de lectura de la temperatura, por lo menos una vez por semana. Después de adquirir cierta experiencia y cuando el ejercicio les resulte conocido, cómodo y útil, traten de organizar lecturas de 10 minutos todos los días. Esto conservará despejado el clima emocional. Las lecturas regulares de la temperatura levantan la confianza y la autoestima de todos los participantes. También continuamos con el aprendizaje de los demás, y se logra un clima de unión y libertad.
Vea el ejemplo y contesten cada integrante de la familia: En este caso el termómetro es una jirafa.


APRECIO
QUEJAS
ENIGMAS
NUEVA INFORMACIÓN
ESPERANZAS Y DESEOS


Ver nota completa...

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.