RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

¿QUÉ HACER AHORA?

¿QUÉ HACER AHORA?
Periodismo
Enero 10, 2016 17:55 hrs.
Periodismo ›
De frente y de perfil › guerrerohabla.com

4,239 vistas


Las fanafarrias, las campanas al vuelo, las felicitaciones, las historias de éxito del gobierno federal por la captura de Joaquín Guzmán Loera deben quedar atrás y hasta olvidarnos de la malograda frase de “misión cumplida”.

Se trató solamente de enmendar el error, por lo que ahora se requiere de conocer el fondo de su escape, la verdadera historia de cómo se construyó la escalada de corrupción y complicidades, los que participaron, los que tienen responsabilidad y los que no la tienen.

Con la detención de Guzmán Loera debe profundizarse en las redes que este tiene dentro y fuera del territorio nacional y hasta dónde llegan.

Los responsables de su fuga, los que le protegieron en los meses que anduvo prófugo deberán ser enjuiciados y los que se encuentran detenidos y no sean responsables deberán ser liberados.

Conocer la cadena de complicidades y hasta dónde llega, si esta se circunscribe a niveles medios de los servidores públicos y si los que están presos son o no responsables.

Sin embargo, lo importante por ahora es saber qué hacer con el detenido. Extraditarlo o que purgue su sentencia en las cárceles mexicanas.

Lo primero sería lo fácil, quitándose la responsabilidad el gobierno mexicano de su custodia y posible nueva fuga, lo segundo sería mostrar al mundo entero que no todo es corrupción y que los penales mexicanos son confiables y seguros.

Es cierto que existen pedimentos de extradición por parte del gobierno de Estados Unidos y que son ellos los que quieren procesar al llamado “Chapo” por diversos delitos, pero también en México le han fincado responsabilidad en varios de esos mismos delitos y ni siquiera ha sido sentenciado por ellos.

Por lo pronto, el debate se centra en qué hacer con Guzmán Loera y cómo habrá de proceder el gobierno mexicano.

Lejos debe estar el gobierno mexicano de consignar como una meta de la actual administración haber conseguido la recaptura del personaje, aunque en la primera instancia si fue una “misión cumplida”, pero el garrafal error de su huida será parte de la historia negra de las corruptelas dentro y fuera del gobierno.

La oportunidad es grande para el gobierno mexicano que deberá asumir su responsabilidad y aprovechar el momento para replantear su estrategia del combate a la delincuencia organizada y reestructura sus áreas de seguridad, incluida la de los penales para evitar nuevas historias negras.

No se trata de que Joaquín Guzmán Loera sea monitoreado (ahora sí) todo el día. Tampoco de que tenga vigilancia personalizada día y noche y que no se le permitan todas las libertades con que contaba, ya que el poco tiempo se relaja la seguridad, sino de recomponer los métodos que por ahora parecen sumamente vulnerables.

La oportunidad es única y el gobierno mexicano deberá saber qué hacer con ella y como construir una historia de éxito en beneficio de su credibilidad.



GAMBOA PASCOE



Murió Joaquín Gamboa Pascoe, el dirigente de una casi inexistente Confederación de Trabajadores de México.

El cetemista heredó el cascarón de una central obrera que fuera poderosa en la época en que la dirigió Fidel Vázquez Sánchez y que se derrumbó con la pérdida del poder por parte del Partido Revolucionario Institucional.

Con la muerte del fundador de la CTM, sus hilos del poder fueron despareciendo, correspondiendo a Leonardo Rodríguez Alcaine sufrir los primeros descalabros de la central obrera.

A la muerte de la llamada “Guera”, lo sucedió Gamboa Pascoe, un personaje que lideró por décadas la Federación de Trabajadores en el Distrito Federal y que escaló por medio de la burocracia sindical.

Gamboa Pascoe distó mucho de tener el control que ejerció Velázquez Sánchez, ni siquiera del de Rodríguez Alcaine y su influencia fue casi nula en los aspectos de cuotas asignadas para candidaturas.

La historia de Gamboa Pascoe fue de éxitos y fracasos. Se le recuerda como uno de los pocos candidatos del PRI que perdió una diputación federal en aquellos tiempos en que el PRI era una máquina arrolladora.

El cetemista sucumbió ante un aguerrido panista, Javier Blanco Sánchez, en un distrito de la Ciudad de México.

Después de ello logró ser impulsado por Fidel Velázquez como líder sustituto en el Senado de la República, a la salida de Carlos Sansores Pérez quien fue designado dirigente nacional del PRI.

Fueron casi los seis años de ejercicio senatorial los que se mantuvo Gamboa en el poder y luego sufrió una nueva derrota electoral.

La historia de los hornos de microondas, es distinta a lo que cuenta la leyenda de que intentaba “fayuquear” con ellos, ya que ni uno era siquiera de su pertenencia.

Se fue Gamboa Pascoe y su heredero en el cascarón de la CTM es Carlos Aceves del Olmo.



SE DEFINE SUCESIÓN



En Sinaloa se consolidan las posibilidades de que Óscar Lara Aréchiga se convierta en el candidato del PRI al gobierno de la entidad.

Durante el fin de semana, dos adversarios que parecían irreconciliables como son Juan S. Millán y Jesús Aguilar Padilla, se reunieron para ofrecer su apoyo al que fuese su secretario de Finanzas durante sus gobiernos estatales.

Pero también, Jesús Vizcarra Calderón, el puntero en las encuestas manifestó su intención de declinar y apoyar al propio Lara Aréchiga.

Mientras crece el posicionamiento de Óscar Lara, los demás aspirantes priista ven lejanas sus posibilidades como son los casos de Gerardo Vargas y Aarón Irizar.

Por lo pronto, los prospectos priistas se reunirán el próximo miércoles con el dirigente nacional del partido, Manlio Fabio Beltrones, para sellar el pacto de unidad, alrededor de un solo candidato, que todo presupone será Lara Aréchiga.



Email: ramonzurita44hotmail.com



Email: zurita_sahagun

Ver nota completa...

¿QUÉ HACER AHORA?

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.